viernes, noviembre 17, 2006

GRIZZLY MAN


¡Qué documental! Herzog no se limita a mostrar al mundo las imágenes grabadas por Timothy Treadwell durante 13 veranos en la isla de Kodiak, sino que desvela la verdadera personalidad de un supuesto héroe, que al final no lo es tanto, y que se queda en la figura de un maníaco obsesivo y compulsivo que dedicó parte de su vida a huir, escondiéndose entre los humanos entre los que consideraba sus iguales: los osos grizzly.
La imágenes son de una gran belleza, destacando los animales, hermosamente captados por la cámara del fundador de Grizzly People. Todos ellos poseen un nombre, algo que resulta contradictorio, porque, ¿para qué humanizar a aquellos que se supone lo iban a salvar de los hombres?
Interesante la"actuación" del médico forense, y como pega, la no inclusión de los sonidos hallados en la que fue la última grabación de Tredawell. Creo que todos los espectadores esperábamos que Herzog sucumbiese a la tentación.
Recomendada!

2 comentarios:

krisish dijo...

"El oso es siempre un oso para el oso" (Antonio Santos, profesor del 3º Grado del máster de Historia del cine de Valladolid cuando se refería a esta película).
:P

memoria de bolboreta dijo...

JAJAJAJAJAJAJAJJAJJAJAJAJAJAJA!!!
Tengo ganas de que ese tío me dé clase.