lunes, abril 20, 2009

GRAN TORINO



(Contiene spoilers).

- Take care now.

- You too.

- ¡Oh, yeah!

Lo he leído en todas partes, por activa y por pasiva, creo que hasta he soñado con ello. Harry el sucio ha vuelto, con unos años más encima, pero con la misma mala leche.

Clint – Wally (me gusta cómo Sue le rebaja los humos simplemente con un cariñoso diminutivo) masca tabaco, refunfuña durante toda la película y habla como si del doblador de la versión española de El caballero oscuro se tratase.

La historia de un hombre gruñón pero íntegro, que ha vivido mucho, como para que nadie le diga lo que tiene que hacer. Un papel con una fuerza importante como colofón a una carrera interesante como actor (le prefiero como director, esa es la verdad), con trabajos marcados por una rudeza que, en este caso, se resquebraja por todas partes. Cuando Walt advierte disparando con el dedo (¡grande Clint!), cuando emite gruñidos amenazadores propios de un gran cascarrabias, cuando se enfada porque se siente desplazado en un barrio que ya es ajeno después de toda una vida viviendo dentro de sus límites. Todo ello nos muestra el carácter de un hombre huraño porque lo ha visto todo, todo aquello que se puede ver a lo largo de una vida combatiendo en Corea, construyendo coches mecánicamente en la Ford, arreglando grifos y tejados por el vecindario. Y porque no ha sabido, no ha querido o no ha podido entenderse nunca con sus hijos. La muerte de la mujer más maravillosa del mundo destapa todos los males que habían sido ocultados con el velo de la tranquilidad que otorga la rutina.

Racismo, acoso, violencia, el recuerdo de una guerra terrible (¿cuál no?), pero también amistad, comprensión y tolerancia a pesar de unas diferencias, muchas.

Una película en la línea de las por él dirigidas, mostrando realidades a partir de pequeñas historias muy humanas y muy cercanas, a pesar de pertenecer a un país, el norteamericano, que cada vez se antoja más lejano, y no me refiero a la geografía.

En líneas generales, la película me gusta pero hay algo que me molesta, que acaba chirriando, y es esa heroicidad que resuena a martirio y que se concreta en la imagen final. Esa crucifixión invertida nos pone en la pista de un neo mártir inspirado en San Pedro, porque asimilarlo a Cristo ya sería demasiado. No me convence porque en el caso de Walt tal vez se deba a que ya no tiene nada que perder y eso, señores, no es un sacrificio, es hastío provocado por una vida que se ha vuelto insustancial.

Pretencioso final para el protagonista de una película que, como digo, es recomendable e inspiradora. No dejen de verla, amigos, es el testamento actoral de Tío Clint.

6 comentarios:

Gus dijo...

Wally... si es que ibas provocando... ays...

SisterBoy dijo...

Yo también prefiero a Clint de director antes que de actor, es curioso pero cuando está detrás de las cámaras sus películas son casi perfectas pero cuando también está delante de ellas parece como si se dejara llevar más por sus emociones que por su talento de cineasta.

De todos modos está claro que su conexión con el público es a prueba de bomba y así películas como Mystic River o El intercambio siendo mucho mejores reciben menos atención que otras como Million Dollar Baby o Gran Torino (en este último caso los halagos de la crítica me resultan totalmente exagerados y en ocasiones incluso ridiculos).

No estoy de acuerdo en cambio con que el final sea pretencioso. Pretencioso sería que Wally hubiera muerto después de liquidar a media docena de gansters asiaticos. Pero lo que el iracundo jubilado hace es ajustar cuentas con su propio pasado redimiendo con su sacrificio el pecado que cometió durante la guerra, un pecado que ningún cura puede absolver (de ahí que Walt jamás llegue a llevar a cabo una autentica confesión católica). Haciendose matar y dejando que sea la ley la que resuelva el entuerto Eastwood parece querer también ajustar cuentas con la imagen tradicional de sus personajes que siempre se mantenían al margen de dicha ley. Y esto me parece con mucho lo más interesante de una película bastante irregular por otro lado.

bolboreta dijo...

Gus, comentarios con chicha, ¡quiero réplica!

SisterBoy, totalmente de acuerdo en cuanto a las exageradas alabanzas de crítica y, he de decirlo, también de público. Todo, repito, todo el mundo me ha reprochado que haya tardado tanto en ver la película. Yo creo que a veces se disfrutan mejor tras la algarabía inicial, pero bueno...
En cuanto al final, me parece bueno por inesperado (creo que la mayoría imaginábamos, más bien deseábamos, que se liase a tiros con esos malnacidos) y la autorredención me parece estupenda. Sin embargo lo que ya no me gusta es el cariz salvífico que toma el asunto, convirtiéndose Walt Kowalski en un nuevo mesías. Redentores he visto muchos, créeme, pero aquí se trata de limpiar la imagen de los norteamericanos y eso ya no me lo trago. Nounounou.

putrefactus dijo...

Hace muchos años que mr.eastwood lleva demostrando su calidad como director ya que una de las cosas mas importantes que hizo en sus principios como actor fue aprender de grandes como Siegel o Leone (esto reconocido por el mismo). La pelicula me parece correcta, retomando un personaje que es el mejor sabe hacer y que nunca debió abandonar. Sin embargo y apesar de que la secuencia final huele a redencion yankee,como bien dices bolboreta, creo q va mas allá, es una redencion personal de alguien con unos profundos valores y q en el ocaso de la vida y mirando a su alrededor se da cuenta de q o bien estaba equivocado, o q por lo q ha luchado toda su vida no ha valido de nada viendo en lo q se ha trasformado todo. En todo caso una pelicula correcta y un buen colofon para su carrera de actor.

Momo dijo...

Hola. Me ha gustado mucho tu blog. Aún no he visitado muchos que me gusten. Hace poco que abrí mi blog. A mi tambíen me encanta el cine, es uno de mis hobbies favoritos junto con el teatro, de hecho estoy mezclando mis estudios de psicologia con los de cine, y a la vez estoy en una compañia de teatro. Aunque no tengo tiempo ni para respirar me encanta todo esto.
Me ha gustado está entrada, Clint es sin duda uno de las figuras mas importante del cine. Un saludo

bolboreta dijo...

Gracias por el comentario, Putrefactus. Nada que objetar.

Te doy una calurosa bienvenida, Momo, y, sobre todo, las gracias por tus palabras. Me alegra que te guste el blog.
Espero que te pasees por él a menudo y que nos cuentes muchas cosas. Yo me he pasado por el tuyo y me parece muy interesante que sea fruto de la colaboración de varios artistas.
Psicología y cine me parece una combinación muy jugosa. Espero que te vaya bien en tus estudios.

Yo también hago teatro :-)

Saludos para todos.